Follow by Email

sábado, 25 de junio de 2011

La cama destronada

La cama es un amasijo de cuerpos putrefactos: nuestros sueños sin dueños fallecidos en el destierro de otros cuerpos. La cama es una colección de verdades asesinadas al amanecer, justo antes de echar a correr. La cama es el escenario del crimen más ancestral: palabras que apuñalan el corazón con la lógica de la razón. La cama ya no es tu cama, sino la mía, un campo de batalla donde muerdo otras bocas y grito otros nombres, mientras mis tripas se desgarran al no captar tu sabor y mis huecos no se llenan al no percibir tu olor.

Semana Santa linarense


Hoy he descubierto

Hoy he descubierto que una guitarra destemplada es el único instrumento capaz de imitar adecuadamente el sonido de un alma desgarrada. Aunque, para ser más exacta, debería decir que hoy he descubierto la existencia de las guitarras destempladas. Creía que las décimas de fiebre eran exclusivas de los tambores del Santo Entierro, pero supongo que también pertenecen a funerales menos santos, más terrenales, llenos de gusanos, buitres y chacales, dispuestos a roer la carne putrefacta y el tuétano de los huesos mondos y lirondos. En realidad, hoy he descubierto que todos somos muertos que vagamos por el mundo en busca de un ataúd en el que enterrar todos nuestros sueños y un poquito del dolor provocado por su idealización sin realización. O puede que tan sólo seamos ángeles pecadores, expulsados del paraíso por no atrevernos a terminar de roer la manzana de la serpiente infiel. Y escucho el rasgueo de las uñas mal afiladas hiriendo 6 cuerdas mal afinadas. Y un grito destemplado asesina la tentación de componer otra canción sin ton ni son. Porque hoy he descubierto que sin ti yo ya no soy yo y que se han detenido para siempre nuestro reloj de madera de boj y el latir de nuestro corazón de latón sin Mago de Oz.

lunes, 20 de junio de 2011

Semana Santa linarense


Lunatic thoughts (IV)

There's a story I don't want to tell of you and me lying in my bed and three roses to smell. There's a dream I don't need to explain of you and me flying in a plane away from any pain. There's a moment when everything went wrong and you stopped playing our song. Yesterday I felt really bad. Today I ran out of blood. Tomorrow I'll go mad.

domingo, 19 de junio de 2011

Semana Santa linarense


Lunatic thoughts (III)

There's a way to forget everything you said and pretend that you are dead. Unfortunately, I haven't found it yet.

martes, 7 de junio de 2011

Semana santa linarense


Agua con sal

Una ola gigante remueve lo que está estancado, lo agita y lo ahoga a partes iguales, lo centrifuga sin piedad y lo sala hasta la saciedad. Ya no creo en los naufragios. Sé que no estamos aquí por casualidad. Nosotros decidimos saltar por la borda y abrazarnos a la furia del mar, pero es fácil hacer una derivación de responsabilidad y culpar como siempre al caprichoso azar. Creo que esta vez no voy a gritar. Tan sólo quiero contemplar la maravillosa fauna y flora de la fosa más abisal. Bucearé sin descansar hasta encontrar mi verdadero hogar y entonces abriré la boca y tragaré toda el agua que mis pulmones puedan soportar y metamorfoseada en sirena soñaré con algún príncipe terrenal por el que merezca la pena dejar de nadar para volver a caminar a 10.000 km del agua con sal.

domingo, 5 de junio de 2011

Semana Santa linarense


La mano sobre la pared

La mano sobre la pared, aplastando los miedos del ayer. La mano sobre la pared, sujetando los sueños que no podemos perder. La mano sobre la pared, buscando, tanteando, controlando, escarbando, detectando, agonizando. La mano frente a la pared, proyectando sombras chinas algo cetrinas. La mano frente a la pared, dispuesta a fallecer fusilada antes de comer. La mano sobre la pared, justo antes del amanecer, soñando que ya no tiene sed de otro cuerpo al atardecer. La mano sobre la pared y las palabras que saltan sin red. La mano sobre la pared, aplastada por el peso de lo que no puede ser. La mano sobre la pared, sujetada por una pinza de tender. La mano sobre la pared, clavada por un alfiler. La mano sobre la pared, ya sin nada que temer, a punto de perecer.

miércoles, 1 de junio de 2011