Follow by Email

martes, 30 de junio de 2009

Mi vídeo del día



Porque tiene que estar bien tener un sitio en el que poder gritar. Porque quiero correr con antifaz. Porque me gustaría grabar versos imposibles en bancos desubicados. Porque los cuchillos de plástico también cortan corazones. Porque quiero trazar historias con compás. Porque me gustaría escuchar la música de cristales apedreados. Porque hay cortes que no duelen y sangre que no mancha. Y porque Lyona es una puta crack haciendo vídeos.

Amnesia

A veces se me olvida lo que pienso y otras pienso que olvido lo que nunca desaparece de mi mente.

Puede que no creas en mí.

Puede que dudes de ti.

Puede que debas alejarte de aquí.

O puede que esto sólo sea una fase sin desfase que acelera o ralentiza toda tu existencia dependiendo de hacia donde sople el viento de tu aliento.

Se me rompen las entrañas y se me quiebran las legañas cuando al despertar escucho que hace mucho que extrañas no tener maña para abrir castañas.

Será que echas de menos la navidad oportunista de tus tías consumistas.

Yo me quedo con el verano sin patrimonio de los que están hasta el moño de correr en pos del sueño americano.

Me conformo con tener un enano que encante mis noches sin dueño y me cante nanas cuando no tenga sueño.

¿Recuerdas los versos hechizados del poeta malhadado mal recitados por el chaval nunca perdonado por dejar de jugar antes de mirar su edad?

Sé que sigues siendo Peter Pan.

Pero yo nunca fui Wendy. Ni siquiera Campanilla. Tan sólo una niña perdida amada sin medida por los escondrijos del bosque animado.

Y no me digas que se acabó lo que se daba, porque sólo yo decido el momento en que comienza el olvido.

lunes, 29 de junio de 2009

Antónimos

Dulces y oscuros son los sueños ardientes de tu mente candente. No me llames valiente si me adentro en tu atrayente campo magnético. Siempre fui residente del imán de tus frases polisémicas.

domingo, 28 de junio de 2009

Mi canción del día



Porque hoy la he oído mientras estaba en una heladería y me he acordado de lo mucho que me gustó la primera vez que la escuché. Y porque podría escucharla un millón de veces. Y porque, aunque sea triste, me parece sumamente alegre. Y porque en los 40 Principales, de vez en cuando, suenan cosas interesantes (con o sin previo pago, eso ya no lo sé).

Bofetada

Tranquilo, aunque se vaya, la palma de su mano seguirá adosada a tu ardiente mejilla. Al fin y al cabo, una mujer no abofetea a un hombre que no signifca nada para ella.

sábado, 27 de junio de 2009

Boxeo

Cuando las cosas pasan de castaño a oscuro es hora de ponerle el ojo morado a alguien.

jueves, 25 de junio de 2009

San Martín

- Necesito exterminar a un par de lobos antes de que comiencen a devorar a las pobres ovejas.

- Tranquila, los búhos como tú tienen una gran visión nocturna, así que no tardarás en localizarlos y eliminarlos.

- Creo que prefiero ponerles una trampa y ver cómo se retuercen de dolor cuando metan la pata en el cepo.

- Paciencia, pequeña, a todos los cerdos les llega su San Martín.

- Ya, pero necesito ver cómo les rebanan el pescuezo y la ley del karma tarda demasiado en hacer efecto.

- ¿No te das cuenta? Antes de tu próximo pestañeo, los false friends se habrán clavado un cuchillo en la espalda.

- Puede que tengas razón, pero si ese sudoku no acaba saliendo seré yo quien les lance dardos envenenados y les envíe paquetes bomba, que quien juega a ser Maquiavelo sin haberlo leído no es capaz de identificar un ataque inteligente y estratégicamente estructurado.

miércoles, 24 de junio de 2009

Jirones

Me voy con lo puesto porque no quiero dejarme la piel tirada por el suelo.

Mi vídeo del día



Porque a veces estoy en el lugar correcto creyendo que estoy en el lugar equivocado. Porque otras veces acabo en el lugar correcto a pesar de las dificultades del camino o puede que gracias a ellas. Y porque la mayoría de las veces no tengo ni puta idea de dónde o cómo estoy. Y porque hoy he recurrido a la flecha del tiempo para matar el ídem y no acabar cortándome las venas con el borde del folio de mi binomio. Y porque a veces el mundo conspira a mi favor, aunque yo no conspire a favor del mundo. Y porque me gustan las imperfecciones perfectas y las irregularidades fotogénicas. Y porque ya no sé si prefiero los susurros acústicos o los libros eléctricos. Y porque algún día me encantaría grabar un vídeo así. Y porque podría verlo mil veces y seguir sacándole matices extraordinarios.

lunes, 22 de junio de 2009

Armisticio

Iluminada por la claridad
de un día sin principio ni final.
Oscurecido por una noche sin luna
y por los alcoholes que siempre le acompañan a la una.
Ella y él,
en el centro de la esquina de aquel bar.
Miradas que se cruzan y entremezclan,
que se enganchan y revientan.
Corazones que galopan desbocados,
jóvenes que se sienten desarropados,
locos esperanzados,
recuerdos olvidados.
Manos que se buscan y se pierden,
chispas que saltan y no prenden.
Roces ocultos,
estúpidos bultos,
personas interpuestas para distraer la atención,
palabras que explotan en el centro del corazón.
Pensamientos adúlteros provocados por sustancias adulteradas.
Deseos ocultos reprimidos por emociones soterradas.
Huidas a destiempo,
persecuciones sin tiento.
Risas de madrugada,
duendes que no dan la cara.
20 canciones de amor
y un poema desesperado.
Magia en el aire,
previa al imperdonable desaire.
Miedo cerval,
que no deja andar.
Espinas de rosal,
que hieren sin cesar.
Un quiero y no puedo
y un te marchas y me muero.
Un loco de atar
y una imbécil singular.
Un rosario de excusas
y un ataque de medusas.
Una bomba nuclear
y una explosión espectacular.
Un susurro estrepitoso
y un beso aguardentoso.
Una rendición sin condiciones
y una victoria sin parangones.
Unas medias con carreras
y unos labios con boqueras.
Un sujetador perdido
y un perdido redimido.
Un adiós que rebota en las paredes de la habitación
y un hasta luego que se pierde después de la colisión.
Palabras que acuden en tropel
y silencios que se vuelven del revés.

Mi canción del día



Porque todos deberíamos ponernos en el lugar de los demás de vez en cuando. Yo, la primera. Los demás, los segundos.

Y porque tengo que hacerlo de una vez. A ver si consigo cuadrar el calendario y me pongo a ello.

Y porque ayer casi me descoyunto al bailar sus canciones en el Matadero y hoy no paro de hablar de ellos.

Desinfección

Cuando las palabras escuecen hay que dejar a un lado el alcohol y limpiar la herida con agua y jabón.

domingo, 21 de junio de 2009

Drogas duras, drogas blandas

- ¿No te das cuenta de que eres una droga y de que yo estoy con síndrome de abstinencia?

- ¿Y esa maldita puta era sólo metadona?

- Ésa es sólo la china con la que me hice el porro que ahora tú tienes que encender.

- Y tú, ¿serás el Bacardi&Coke que desinfectará mi dolorido corazón y me ayudará a tragar el humo del cigarrillo de tu lengua de serpiente hipnotizadora?

sábado, 20 de junio de 2009

Ataduras

Supongo que hay hilos invisibles que unen almas perdidas, evitando que se alejen en exceso a lo largo de las infinitas vidas que nos toca vivir casi sin darnos cuenta.

Mi canción del día



Porque, aunque mañana no creo que la toquen, es una de las canciones que me muero por escuchar bajo el sol abrasador del Matadero.

Y porque está bien saber que mis personajes no son los únicos pintados en los espejos que escapan a su otra mitad sin pedirle permiso al creador.

Y porque hay días que los pequeños desastres animales no pueden ser calmados.

Y porque las estatuas de sal, de vez en cuando, debemos dar saltos mortales.

jueves, 18 de junio de 2009

Funambulistas y escapistas

Nunca quise fastidiar tu fiesta con mi disfraz.

Nunca quise perturbar tu noche con mi verdad.

Las palabras se agolpan en mis labios, se atropellan y te hacen daño.

Entono la triste melodía que nunca debí inventar.

Puede que quiebres mis labios si me vuelves a besar.

O puede que lamas los restos del veneno que guardo para ti.

Ya no queda despedida ni huida que salve del naufragio los sueños infantiles, funambulistas osados que corren por los tejados de cristal de casas abandonadas, de moradas ralladas cual queso parmesano a punto de ser utilizado en la pasta al dente que navega a contracorriente en la olla hirviente del cerebro olvidado en un costado del cuerpo fatigado de la niña que persigues indolente y que te mira indiferente antes de entrar en el callejón maloliente de la puerta de atrás.

¿Te escaparás?

martes, 16 de junio de 2009

Oz

- Si te vas lloraré con la cabeza clavada en la almohada y las palabras atascadas en medio de la garganta oxidada del hombre de hojalata y el enamorado de paja.

- ¿Y por qué no le pides valor al Mago de Oz y dejas de ser un león cobarde temeroso de Brujas Malas del Oeste y decides seguirme, aún a riesgo de quedarte dormido en un mar de amapolas sibilinamente asesinas?

- ¿Y tú por que no dejas de recorrer caminos de baldosas amarillas y anclas tu casa voladora sobre el cadáver de la Bruja Mala del Este?

- Es que no puedo quitarme mis falsas y equívocas zapatillas rojas y no tengo más remedio que bailar de aquí para allá hasta que mis pies comiencen a sangrar sin cesar.

- En realidad, no me importa, siempre que no cambies cabezas, como si de cromos se tratasen, con la escalofriante Momby.

jueves, 11 de junio de 2009

Sonia

Sonia vuelve a tener palpitaciones inexplicables e inexplicadas, presentimientos inconcretos e informes, mareos ingrávidos e inválidos. Sabe que algo le pasa, pero no tiene ni idea de qué se trata. Sabe que algo está a punto de ocurrirle; pero, por más que lo intenta, no consigue imaginarse el próximo capítulo de su tragicómica existencia. Sabe que le ha pasado algo importante, pero no se dio cuenta de ello y lo confundió con un hecho insignificante. Suena el móvil y pega un respingo. ¿Será Él? Pero, desgraciadamente, enseguida se da cuenta de que no le conoce todavía y que, por tanto, es imposible que Él tenga su teléfono o que se le ocurra llamarla. ¿O quizá sí? ¿Y si Él fuera un comercial encargado de intentar encasquetarle cualquier producto inútil o un empleado de su banco que tiene que comunicarle oficialmente que su cuenta bancaria nunca será la de Botín o un funcionario del Estado con la misión de requerirle cualquier tipo de información o...? Loca de emoción se avalanza sobre la mesa, apresa el móvil entre sus garras y llega justo a tiempo de oír cómo se extingue el último tono de la infernal máquina. Mira el número y descubre que la estaba llamando un móvil no introducido en la memoria del suyo. ¿Y si, después de todo, fuera Él? Esperar a que llame de nuevo o llamar ella y despejar todas las dudas existenciales: he ahí la cuestión hamletiana. Las palpitaciones aumentan, comienza la sudoración fría y aparecen los pinchazos en el estómago. Puede que se esté poniendo mala. Incluso es posible que tenga fiebre. O puede que no quiera saber quién coño la ha llamado. Es más puede que, en el fondo, no quiera conocerLo. Puede que prefiera los amores superficiales y efímeros. Puede que no quiera atarse a nadie y, mucho menos que a nadie, a Él. Porque Él la adivinará demasiado bien y eso siempre es demasiado peligroso. Así que tira el móvil en el sofá y se toma un ibuprofeno, intentando convencerse de que también sirve para bajar la fiebre del alma. ¡Pobre Sonia! No sabe que Le conoció hace mucho mucho tiempo y que Se reencontrarán dentro de poco muy poco tiempo. Y, por más que lo intente, Ella no podrá escapar de Él y Él no podrá apartarse de ella. Está escrito en las estrellas y en las palmas de Sus manos. Y no se puede engañar ni a la astrología ni a la quiromancia. ¡Pobre Sonia! Tampoco sabe que los astros equivocaron sus razonamientos para que no contestara esa maldita llamada, la única que podía haber torcido las líneas del destino.

miércoles, 10 de junio de 2009

Púrpura

- ¡Ostras! El cielo está moradísimo.

- Será de un atracón de nubes de algodón de azúcar.

- O de la rabia que da aguantarse las ganas de llorar ríos marinos de injusticias manifiestas y silencios impuestos.

jueves, 4 de junio de 2009

Oraciones

- Y ahora no te hagas la sorprendida. Siempre supiste que esto acabaría como el rosario de la aurora.

- A lo mejor todo se arregla si rezamos el Ángelus.

miércoles, 3 de junio de 2009

Cebollas y camaleones

- Me gustan los tíos con muchas capas.

- Y a mí las tías con personalidad múltiple.

- Entonces, ¿no crees que deberíamos liarnos?

- No, que luego ¿cómo nos desliamos?

- No debe ser tan complicado desenredar los hilos multicolores de tus secretos y mis polos imantados.

lunes, 1 de junio de 2009

Acentuación

- Me gustan las risas esdrújulas.

- Y a mí los llantos agudos.

- ¿Por qué la gente desprecia las frases llanas?

- Porque son demasiado comunes y fáciles.

- Entonces intentaré componer una canción sobreesdrújula.