Follow by Email

miércoles, 30 de diciembre de 2009

TOP 10 2009 (Internacional)

Y, en el número 4 internacional, una canción llena de fuerza y energía que, como no podía ser de otra forma, siempre me da ganas de bailar y saltar como una epiléptica empastillada (por favor, tenéis que ver True Blood): "Dance with somebody" de Mando Diao. ¡Ay! Y yo que pensaba que los nórdicos son unos sosos...

TOP 10 2009 (Nacional)

Fui a mi primer concierto de The New Raemon habiendo oído sólo cuatro canciones suyas ("Tú, Garfunkel", "Saben aquel que diu", "Sucedáneos" y "La cafetera"). Pillé a mi hermana de buenas y conseguí arrastrarla al Salón de Columnas del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Tras soportar el patético concierto de Las Baguetes, Ramón Rodríguez salió al escenario acompañado de toda su banda. Creo que todos habrían dado positivo en un control de alcoholemia, pero eso no les impidió dar un soberbio concierto. En cuanto la cosa terminó, mi hermana y yo, todavía en éxtasis musical, corrimos a la mesa del merchandising para comprar el CD de "A propósito de Garfunkel" y una camiseta. Para entonces yo estaba tan entusiasmada que a punto estuve de adquirir también un CD de Madee.

"La dimensión desconocida" lo oí enterito el mismo día en que Ramón colgó todos los temas en su myspace, tal y como había avisado en el concierto acústico que dio en la Sala Ocho y Medio el 3 de octubre de 2009 (concierto en el que Ramón demostró sobradamente que, además de como músico, podría ganarse perfectamente la vida como cómico). Para cuando, unas semanas más tarde, fui a su concierto en la Sala Sol, esta vez con banda, creo que ya me había escuchado el nuevo CD algo así como mil veces, lo que no impidió que me lo comprara nada más llegar a la sala. Si en acústico, Ramón Rodríguez consigue encandilar a cualquiera, con banda sus canciones te calan hasta los huesos y se te pegan al alma. No sé si "Por tradición" es lo mejor del disco, pero hay pocas canciones en las que una letra diga más con tan poco, mientras las escogidas palabras bailan al son de una música conmovedora y visceral. Hoy, en el número 4, The New Raemon.

martes, 29 de diciembre de 2009

TOP 10 2009 (Internacional)

Y, en el número 5 internacional, otro amor a la primera escucha: Milow con "Ayo Technology".

TOP 10 2009 (Nacional)

Me enamoré (musicalmente) de Luis Ramiro cuando le oí cantar "Perfecta" en un concierto de Conchita en la Sala Galileo de Madrid. Me parece que fue en octubre de 2007, aunque no estoy muy segura. Al llegar a casa empecé a buscar cosas de este hombre por internet y me sorprendí gratamente con la enorme calidad de sus canciones. Metáforas magistrales, gran guitarra y voz envolvente. Este año 2009 ha publicado su segundo disco, "Dramas y caballeros", del que me resulta muy difícil determinar cuál es el mejor tema. Podría ser el primer single ("Romper"), "El reloj", "Mientes", "Porno", "Sálvame" o cualquier otra. Yo, para ocupar el número 5 de esta lista, he escogido "Te quiero y te odio". No me preguntéis por qué.

domingo, 27 de diciembre de 2009

TOP 10 2009 (Internacional)

Y en el número 6 internacional, una canción de la banda sonora de la deplorable "Luna nueva". Aunque la película sea una auténtica bazofia, "Meet on the equinox" de Death Cab for Cutie se encuentra entre lo mejorcito del panorama musical de este año que se acaba. Y es que a estos chicos se les da increíblemente bien hacer canciones de amor.

TOP 10 2009 (Nacional)

A partir de aquí, la cosa se vuelve más difícil todavía. La calidad es tanta que resulta sumamente complicado establecer cualquier tipo de orden. Aún así, creo que el número 6 debería ocuparlo "Segundo asalto" de Love of Lesbian. Instrumentalmente me parece magistral. Y de su esmerada letra me quedo con algo tan simple, pero tan lleno de significado como "A quien te ayuda lo rechazas sin pensar. Conmigo harás igual."

sábado, 26 de diciembre de 2009

TOP 10 2009 (Internacional)

Y en el número 7 internacional otra chica a la que también le tengo manía, aunque no tengo una clara conciencia de por qué. Supongo que sus vídeos no me gustan y supongo también que, por eso, tardé tanto en darme cuenta de que esta canción es buenísima. Escuchadla bien y no se os ocurra buscar el vídeo oficial. Por supuesto hablo de "Not fair" de Lily Allen.

TOP 10 2009 (Nacional)

Después de acabar saturada de "Malo" y de comprobar que como actriz es más bien discreta, le cogí cierta manía a Bebe y dejé de interesarme por su trayectoria musical. Y eso que una tía que ha empezado tocando en el Búho Real merece todos mis respetos. Pero esta canción me cautivó desde el principio y está claro que se encuentra entre lo mejorcito del 2009. En concreto, en el número 7. Os dejo con "Me fui" de Bebe.

viernes, 25 de diciembre de 2009

jueves, 24 de diciembre de 2009

TOP 10 2009 (Internacional)

Parece ser que Robbie Williams ha decidido dejar de cazar aliens y volver a dedicarse a la música. Sus fans incondicionales se lo agradecemos profundamente. Y es que este hombre no sé cómo se las apaña para engancharme con cualquier cosa que haga (excepto con el álbum "Sing when you're winning", del que sólo se salvaba la magistral "Supreme"). Así pues, en el número 8 internacional, Robbie Williams con "Bodies".

TOP 10 2009 (Nacional)

La primera vez que escuché esta canción no conseguí conectar con ella. Es más, casi me horrorizó. No tenía nada que ver con lo que Miss Caffeina había hecho hasta el momento y puede que no supiera digerir este inesperado giro musical. Aún así, opté por ser persistente y la oí varias veces más antes de desterrarla definitivamente de mi repertorio musical y me encontré con la enorme sorpresa de que, cuanto más la escuchaba, más me gustaba y no tardé mucho en darme cuenta de su enorme fuerza y genialidad. Por eso, hoy, en el número 8, "Mecánica Espiral" de Miss Caffeina.

martes, 22 de diciembre de 2009

Agua y luna.

Me persiguen tus metáforas marinas, al tiempo que me enamoro de tu lengua glacial y tu corazón de lluvia. Espíritus acuáticos zumban en mis oídos y desequilibran mis pasos a cada instante. Ríos estancados y pantanos rebosantes inundan mis llanuras despobladas y riegan mis montes olímpicos sin el permiso de un Zeus iracundo. Juno llegará en cualquier momento a reclamar su parcela de poder, sin saber que sólo Selene tiene autoridad para regir mi mareas internas.

TOP 10 2009 (Internacional)

Y, a nivel internacional, también en el número 9, Franz Ferdinand con "Ulysses". Hay quien dice que ya no son tan brillantes como antes, pero a mí esta canción me parece que está entre lo mejorcito de toda su discografía.

TOP 10 2009 (Nacional)

Hoy, en el número 9, "Frío" de Abraham Boba. Simplemente impresionante. Y en el Salón de Columnas del Círculo de Bellas Artes de Madrid aún más. En condiciones normales estaría mucho más arriba, pero es que este año el listón está muy alto.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Cometas errantes

Hace tiempo que corté el vínculo umbilical que me unía a la estela de tu cometa errante y ahora floto ingrávida en medio de estrellas extinguidas hace millones de años y busco un nuevo sol que caliente los dedos de mis pies.

TOP 10 2009 (Internacional)

Y, ya en la categoría internacional, Muse con "Uprising" en el número 10. Siempre me ha entusiasmado la oscuridad de estos chicos y la crispación de sus guitarras. Sé que todas sus canciones se parecen demasiado entre sí, pero a mí me gustan.

TOP 10 2009 (Nacional)

Un año más, comienza mi particular cuenta atrás para desvelar las diez mejores canciones de los últimos doce meses. Normalmente mezclo composiciones nacionales con internacionales, pero es que este año la cosa estaba tan descompensada a favor del producto patrio que he considerado más conveniente separar.

En cualquier caso, hoy, en el número 10 del ránking nacional, os dejo con Francisco Nixon y sus "Erasmus borrachas". Una melodía pegadiza y alegre que siempre me incita a bailar y una letra sumamente clarividente que siempre dibuja una sonrisa en mi cara.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Noticias

Pau Gasol declara que la posibilidad de que juegue el próximo mundial es remota y Brittany Murphy fallece a los 32 años de edad de un ataque cardíaco.

Lo primero habrá que verlo. Sé que el cuerpo de Pau no puede aguantar el ritmo frenético de partidos y viajes de los últimos años, pero la mente también juega un papel importante en todo esto. Pau se tira unos 9 meses al año en EEUU contemplando cómo el mayor chupón de toda la historia de la NBA se juega sin ningún criterio un tiro tras otro, mientras el resto de descerebrados de su equipo corren y saltan sin ton ni son por toda la pista. Así que, en junio, Pau puede hacer dos cosas: irse a su casa hasta octubre a descansar y recuperarse físicamente o largarse a Turquía para volver a jugar al BALONCESTO y recuperarse mentalmente. Supongo que lo primero es lo más racional, pero lo segundo es lo único que tiene sentido si Pau no quiere retirarse dentro de dos años por colapso mental. Al fin y al cabo, ¿de qué sirve todo el dinero del mundo si no te diviertes con lo que haces? Cada vez estoy mas convencida de que el único realmente inteligente es Felipe Reyes. La NBA está sobrevaloradísima y la ACB es el paraíso de todos los que realmente amamos el deporte creado por Naismith.

Por otro lado, el fallecimiento de Brittany me ha impactado. Los ataques al corazón me dan pánico y que alguien tan joven fallezca como consecuencia de uno me produce escalofríos de terror. Además, la chica me caía bien. Tenía cara de buena gente, aunque puede que no lo fuera. En cualquier caso, era una gran cómica a la que me habría encantado ver evolucionar hacia papeles dramáticos. Una pena. Aunque no tanto como lo de Ledger.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Cuentos

- El mundo se destruirá cuando ya no quede nadie capaz de creer en los cuentos de hadas.

- Tranquilo. De momento, no corremos peligro. Yo no creo en otra cosa.

Mi canción del día



Se me había olvidado lo mucho que me gusta esta peli y su banda sonora.

Lunes-Jueves

Los certámenes literarios apestan.

El periodismo apesta.

La gente que se pone en primera fila de un concierto acústico en una sala pequeña y no para de hablar y de reír como hienas apesta.

El 95 % de las películas españolas apestan.

La Navidad madrileña es mucho más bonita y entrañable que la de la ciudad condal.

Un diciembre polar mola.

martes, 15 de diciembre de 2009

Heridas sangrantes. Cicatrices enjoyadas.

Soy una princesa sin dragón disfrazada de escudero. Si me hieres, sangro la tinta con la que escribes los versos del destierro. Si me coses, una ristra de diminutos diamantes recamarán los bordes de la cicatriz.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Mi canción del día



Mañana empieza la Navidad en el Búho Real. El año pasado no estaba en Madrid y me lo perdí. Este año no podía dejar pasar esta oportunidad. Desde julio no he podido ir a un concierto de esta señorita y tengo un mono...

"Tan fácil como hacerlo transparente de un disparo directo al esternón".

Inseguridad

- Gracias.

- ¿Por qué?

- Por abrirme los ojos.

- No te he dicho nada que tú no supieras ya.

- Pero sí muchas cosas que había olvidado hace tiempo.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Detalles

En una historia, sólo los detalles cuentan. Si los detalles son reales, poco importa que todo lo demás sea mentira, porque quedará contagiado de la verdad de lo pequeño, lo insignificante, lo accesorio, lo aparentemente intrascendente.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Adulterio

El adúltero poeta murió lapidado por una lluvia de metáforas arrojadas por manos inmaculadas del pecado original de atreverse a escribir una novela trascendental.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Best sellers

Alguien que escribe best sellers se limita a contar historias que ayudan a la gente a olvidar sus problemas de cada día.

Un buen escritor es aquél que revuelve en las tripas de sus lectores y perturba su paz mental.

Patrick Süskind es la excepción que confirma la regla.

martes, 1 de diciembre de 2009

Mi canción del día



Empieza un diciembre de premudanza no deseada.

Silvia

No es que a Silvia le guste Mario, pero tiene que reconocer que esa barba castaña perfectamente recortada y no excesivamente poblada le sienta demasiado bien como para no fijarse en él nada más entrar en la oficina cada mañana. El problema es que, desde hace una semana, ha comenzado a observarlo de lejos y a hurtadillas en diversos momentos de la jornada laboral y, desde ayer, fantasea insistentemente con la posibilidad de que él pueda ser Él. Silvia no entiende cómo un ser tan anodino como Mario ha podido convertirse de la noche a la mañana en un hombre misterioso y atractivo por el mero hecho de tener algo de vello en la cara. Por eso lo observa detenidamente a la menor ocasión; no porque le guste, sino para comprobar si se ha obrado en él algún otro tipo de metamorfosis que explique el repentino magnetismo que irradia toda su persona. Porque Silvia no es tonta y ya ha notado que no es la única que, de repente, se siente irremisiblemente atraída por Mario. Aunque Lidia, Merche y María no se limitan a observarlo de lejos, como hace ella, sino que han pasado al ataque hace un par de días y aprovechan los quince minutos del desayuno para tirarle los trastos a Mario antes de que alguna otra zorrita de tres al cuarto aviste la apetecible presa y aumente la competencia para cobrar tan exquisito trofeo de caza. No, Silvia no entrará al trapo y seguirá preguntándose en la distancia cómo una barba de más o de menos puede cambiar tanto las cosas, al mismo tiempo que imagina cruentas y dolorosas muertes para las tres arpías que ya han tomado la iniciativa. Lo que Silvia no sabe es que no es la barba de Mario lo que ha marcado un antes y un después, sino la forma en la que él la mira a ella. Antes, Mario soñaba con la posibilidad de que Silvia, algún lejano y remoto día, se enamorara de él. Ahora sabe que lo hará antes de lo que ella misma podría nunca imaginar y la mira como si ya fuera suya desde antes incluso de verse por primera vez. Y Silvia, casi sin darse cuenta, ha interiorizado esa hipnótica y segura mirada e imperceptiblemente se ha entregado a él. También las tres cazamaridos fueron inconscientemente conscientes de ese compromiso no escrito pero imposible de romper entre Mario y Silvia y comenzaron a luchar para destruir lo indestructible, para derribar las murallas de Jericó del amor incondicional de Mario al son de las trompetas de la provocación sexual.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Madrid 1-Barcelona 0



No hay peor ciego que el que no quiere ver.

PD: Y sin réflex.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Cenit

Vibración ventricular y silencio cenital.

Ganas de dormir y agujetas al reír.

Gritos sin abrir y vestido sin elegir.

Dientes escamados de besar labios equivocados.

Corazones agotados de latir desacompasados.

Pies doloridos de equivocarse de camino.

Almas peregrinas persiguiendo golondrinas.

Calma aparente y piel ardiente.

Si me quemo te hielas.

Si me marcho te quedas.

Si me derrito me bebes.

Si me marchito me sostienes.

Y ahora desfilo en procesión para adorar la luz de la luna escurrida en tu colchón.

Mi canción del día



"And my mouth won't do what my mind is ordering. Well you said that I'm that I'm still quite young. Then why am I feeling old? And the days are passing by with hurry inside".

PS 1: Aunque el concierto acústico de esta noche en el Búho ha estado bastante bien, nada que ver con el concierto con banda del Sonorama. Y es que se echan de menos los instrumentos de cuerda, la percusión y los teclados.

PS 2: Ayer me quitaron once años de una tacada y volví a convertirme en menor de edad. Me parece que esto empieza a ser preocupante.

viernes, 27 de noviembre de 2009

El capital

Cuando te pedí un préstamo a tipo cero me devolviste un gigantesco NO. Si las palabras se las lleva el viento, ¿por qué hay que pagar por robar versos?

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Cómplices

Nadie vio el golpe de acero, pero todos pudieron observar el río de sangre nasal engendrado por el mismo. Aun así, nadie hizo nada para proteger a la joven probablemente agredida del que, seis meses después, se convertiría en su verdugo. En las grandes urbes, los desconocidos están demasiado acostumbrados a ignorarse como para plantearse siquiera la posibilidad de ayudar al prójimo. En las pequeñas ciudades son los conocidos los que toleran y encubren esta clase de crímenes.

Rosa, más encarnada que nunca, agradeció profundamente la indiferencia de sus semejantes. Cualquier conato de heroica defensa habría embravecido aún más a un ya furibundo Iván. La pasividad de sus compañeros de vagón de metro fue la que evitó un asesinato aún más prematuro del que tuvo lugar poco después. Aunque el momento de la ejecución no resulta relevante cuando la sentencia de muerte se firmó el aciago día en que se aceptó la primera bofetada.

Pero no es de esto de lo quería hablar, sino de lo que impidió que esos trece cuasi testigos de una violencia gratuita y cobarde auxiliaran a quien, evidentemente, lo requería de manera urgente.

El caso de Bea resulta bastante particular; pues, sumergida, una vez más, en el nuevo universo literario que había comenzado a descubrir dos días antes, sólo entrevió, fugazmente y por pura casualidad, las huellas del silencioso puñetazo. Deseosa de seguir extasiándose con nuevas e imposibles metáforas y ansiosa por comprobar si el destino de Sonia estaba o no escrito de antemano se convenció a sí misma de que la torrencial hemorragia era el fruto lógico y natural del sofocante calor del metro en pleno mes de agosto. Este burdo autoengaño era necesario para poder continuar con la lectura sin ningún tipo de molesto remordimiento. Los únicos maltratados que interesan a Bea son los huérfanos de Dickens y no una mujer anónima y real con el mal gusto de sangrar públicamente su desgracia.

Muy distinto fue el proceso mental de Paco. Harto de enfrentarse a denuncias falsas que ganan juicios y denuncias verdaderas retiradas a los dos días por una víctima siempre dispuesta a confiar en el propósito de enmienda de su torturador, decidió que no quería perder ni un segundo de sus vacaciones intentando convencer a sus compañeros de la policía nacional de que ese cerdo hijo de puta había convertido en un maravilloso Picasso la cara de su novia/mujer/amante. Y para terminar de limpiar su, a la fuerza, laxa conciencia, afirmó para sí mismo que si esa mujer no se respetaba a sí misma nadie más tenía por qué hacerlo.

Muy similar fue la opinión de Patricia. “¡Dios! ¡Esa pusilánime me está poniendo de los nervios! ¿Cómo puede continuar sentada tan tranquila al lado de ese animal? ¿Por qué no dice nada? Si un tío me tocara un solo pelo de la cabeza sería la primera y la última vez que le dejara acercarse a menos de cien kilómetros de distancia. Y encima intenta limpiar las huellas del crimen de la manera más discreta posible. Como si un Kleenex bastara para borrar lo ocurrido. Pero ¿tan poca autoestima tiene? Y mira cómo baja la vista y no la despega del suelo. ¿Por qué tiene tanto miedo de enfrentarse a él? Si algún gilipollas me hiciera algo así…Claro que si ella no se quiere a sí misma y prefiere vivir bajo la bota opresora de ese carnicero en prácticas no seré yo quien se lo impida. ¿Por qué habrá tantas mujeres masoquistas sueltas por el mundo?”

A Matías le habría encantado ser el caballero andante de brillante armadura que rescatara a esa bella y desconocida princesa en apuros, pero el enorme dragón que la custodiaba y hería a partes iguales le pareció excesivamente fiero. De hecho, observándolo más detenidamente, enseguida encontró demasiadas semejanzas entre esa mole humana y aquella otra colección de músculos que le amargó la infancia con sus continuas palizas y humillaciones varias entre clase y clase. Prefería ser un pringado cobarde a un pringado en el hospital. Conocía demasiado bien a los matones de barrio como para no darse cuenta de que estaba ante un espécimen de esa calaña y sabía sobradamente lo mucho que dolían los golpes infligidos por esos orangutanes. Un alfeñique como él nunca sería capaz de vencer a un mastodonte de ese calibre, por lo que tendría que ser otro quien liberara a la encadenada damisela.

Silvia y Miguel, por el contrario, sí que estaban más que dispuestos a recibir puñetazos ajenos. De hecho, Miguel se disponía ya a atravesar el espacio que le separaba del presunto maltratador y Silvia se aprestaba a cubrir las espaldas de su valiente marido cuando su amigo Fernando lo sujetó del brazo y le dijo que no merecía la pena. “¿Cómo que no merece la pena? ¡Ese cabrón le ha roto la nariz! ¡Hay que hacer algo!” “¡Shhh! ¡No grites!” “Pero ¿cómo que no grite? ¡Ese hijo de puta le ha pegado!” “¿Tú lo has visto?” “No, pero está claro que eso es lo que ha pasado. A nadie le sangra la nariz de esa forma si no le han dado un golpe. ¿Verdad, Silvia?” “Claro que sí, Fer. Está claro que ese cerdo le ha pegado. Y Miguel tiene razón. ¡Tenemos que hacer algo!” “Si no lo has visto directamente no hay nada que hacer. ¿Qué declararías en el juicio? ¿Que viste a una chica en el metro sangrando mucho por la nariz? A ese tío no le pasará absolutamente nada. Ni siquiera habrá juicio. Lo único que conseguirás es encabronar a ese mamón y que, después de vuestro inútil numerito, él pague su enfado con ella al llegar a casa.” “Pero, ¡hay que hacer algo! ¡Alguien lo habrá visto!” “Si nadie ha dicho nada es porque nadie lo ha visto directamente.” “Fer, no me jodas. Está claro lo que ha pasado.” “Da igual lo claro que te parezca que está. Lo importante son las pruebas y no hay ninguna concluyente. Sólo una mujer que sangra y un montón de personas que no han visto nada. Venga, dejadlo de una vez, que no merece la pena y la siguiente parada es la nuestra.” Miguel y Silvia se miraron y se rindieron ante la evidencia de la más que probable inutilidad de sus esfuerzos por ayudar a la mártir desconocida. “Vamos, hay que bajarse ya.” Todavía reticentes a abandonar a la víctima, Silvia y Miguel sucumbieron a los racionales argumentos de Fernando y renunciaron a clamar justicia.

Es cierto que los remordimientos dificultaron el sueño de Silvia esa noche y que la furia contenida de Miguel hizo lo propio. Supongo que eso contribuyó a que se sintieran mejores personas que Fernando. Ellos querían haber hecho algo. Es más, si su parada no hubiera sido tan inmediata, probablemente se habrían decidido a pedirle explicaciones al presunto agresor. Pero las circunstancias son las circunstancias y no tuvieron mucho tiempo para pensar. Si no hubiera sido por Fernando y porque su parada de metro era la siguiente…

Lo cierto es que, 24 horas más tarde, ninguno de los dos tuvo problemas para dormir y que, seis meses después, ninguno reconoció a Rosa cuando su asesinato salió en las noticias. Las buenas personas olvidan pronto a aquéllos a los que no brindaron su apoyo. Curiosamente, Fernando sí casó la fotografía del telediario con el rostro sanguinolento del metro y un nudo gordiano ató sus tripas el resto de su vida.

Diametralmente opuesto fue el caso de Alberto. Acostumbrado a darle una buena torta a su novia cada vez que se le ocurría sacar los pies del tiesto supo al instante que esa zorra de la nariz partida habría hecho algo muy gordo para merecer tal sopapo. Sentado en su asiento, Alberto sonrió complacido ante el trabajo bien hecho. Seguro que esa mosquita muerta no volvería a subirse a las barbas de su macho en mucho tiempo. Lástima que ya no queden más hombres de verdad.

Eugenia, Sonsoles y Lola también culparon a Rosa de su desgracia. Educadas las tres septuagenarias amigas en la creencia de que la mujer no es más que un apéndice del hombre o una cualquiera de sus múltiples posesiones, aprendieron, a base de golpes, lo que podían y no podían hacer o decir y saben perfectamente que si esa chica se hubiera comportado correctamente no se hallaría en tan lamentable estado.

Muy diferente fue la educación del cuarto septuagenario del vagón. Desgraciadamente para Rosa, Ángel iba acompañado de su nieto de seis años y no podía permitir que Óscar contemplara cómo utilizaba su recio bastón de caoba para partirle el cráneo a ese malnacido, por muchas ganas que tuviera de hacerlo. De pequeño no sólo había aprendido a respetar profundamente a cualquier miembro del género femenino, fuente inagotable de vida, sino que también le enseñaron a no matar o, al menos, a no hacerlo delante de un niño que todavía no tuviera la formación suficiente para distinguir a un ser humano que merecía vivir de un animal asesino que debía ser aniquilado por el bien de la humanidad, en general, y de su cónyuge, en particular.

Lástima que Óscar nunca lograra entender por qué su valiente abuelo miró hacia otro lado, en lugar de auxiliar a aquella pobre chica sangrante. A él le habría encantado hacerlo, pero si su adulto más admirado no movía un dedo sería por una buena y poderosa razón, por mucho que la misma escapara a su comprensión, y no tenía ningún sentido rebelarse contra el siempre sabio proceder del padre de su padre.

Tenemos, así, trece motivos perfectamente válidos para justificar la no intervención de esos cuasi testigos del violento, pero silencioso, mamporro que quebró la ya otras veces partida nariz de Rosa. Adicionalmente, no existe ley que castigue a quien no denuncie un delito cuya comisión nunca presenció directamente. Pero Iván no comprende por qué él es el único procesado por la muerte de Rosa. Da igual que fuera él quien le propinara la paliza mortal. Para cometer ese cruel asesinato necesitó la ayuda de multitud de cómplices; de personas que, como las de ese vagón de metro, callaron y miraron hacia otro lado cada vez que Iván le puso la mano encima a su mujer. Ninguno de esos cómplices se encuentra hoy en el juzgado ni es consciente de su participación en este crimen. Ninguno, excepto Fernando, cuyo retorcido nudo estomacal le acusa constantemente como cómplice de este delito.

Mi canción del día



"On a day like today, the whole world could change. The sun is gonna shine, shine through the rain. On a day like today, you never wanna see the sun go down".

lunes, 23 de noviembre de 2009

Bucles

Ya no hurgas en mis tripas con los dedos de tus palabras insidiosas, pero me escuecen los ojos por el humo de tus ideas peregrinas.

Distintos lugares y diferentes momentos que alejan lo que debería estar pegado.

Se apaga la llama de lo que pudo ser y se enciende la hoguera de lo que no será.

Sé que no regresarás a tiempo de desmontar la teoría magistral del científico ancestral y yo me pierdo en hipótesis que la Inquisición no tardaría en aniquilar.

Comienza a ser difícil respirar fuera del agua, así que me sumerjo en las profundidades superficiales del primer charco de lluvia que me encuentro tirado en la calle asfaltada de lágrimas de cocodrilo.

Me faltan comas y me sobran puntos suspensivos para representar el colapso mental.

Play, replay.

Llamar, rellamar.

Fresco.

Refrescar, refrescar, refrescar.

Me gustan las historias en bucle y los círculos sin principio ni final, pero también me atraen los quiebros futbolísticos de un nuevo Zidane.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Esteban

Venas esculpidas en mármol sobre una piel de roble. Mirada arenosa y sonrisa de fuego que iluminan un rostro Magno de conquistador macedonio. Virutas de carbón sobre una testa renacentista. Brazos de David de Miguel Ángel, abdomen hercúleo y piernas de Ulises errante. Espalda de Atlas y culo apolíneo. Manos de Chopin y voz de trueno. De repente, Esteban se despereza en un escorzo tallado por Bernini y hasta el viento se detiene para contemplar tan excelsa obra de arte.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Mi canción del día



"Pinto en los espejos personajes de ciencia ficción que escapan a su otra mitad sin pedirle permiso al creador".

martes, 17 de noviembre de 2009

Madrid



Digan lo que digan, Madrid tiene una luz espectacular.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Manolo y Esther

2:05 a.m. Manolo hace más de una hora que se acostó, pero aún no ha logrado conciliar el sueño. Anda demasiado ocupado haciendo malabarismos mentales con unos números que nunca cuadran. Hace dos meses que se le terminó el paro y sus exiguos ahorros terminaron de consumirse definitivamente hace tres días. Paqui no para de repetirle que pueden vivir perfectamente sólo con su sueldo, pero el mismo no ha resultado suficiente hasta ahora. Ella está convencida de que podrán salir adelante apretándose el cinturón, pero él hace tiempo que se convirtió en un descreído. El Euríbor sigue aumentando de forma galopante. ¿En cuanto se incrementará la cuota mensual de su hipoteca cuando el banco la revise dentro de tres meses? Las cuentas siguen sin salirle. Tiene gracia: tantos años dedicados a la contabilidad y es incapaz de ajustar su balance familiar. Cierra los ojos e intenta dejar la mente en blanco, pero su monstruosa hipoteca amenaza con devorar íntegramente el diminuto saldo de su cuenta corriente. Y abre los ojos para ahuyentar tan escalofriante imagen. Necesita levantarse y fumarse un cigarro, pero no quiere despertar a Paqui ni preocuparla. Así que permanece rígidamente tumbado, con los ojos muy abiertos y la mirada perdida en algún punto indeterminado entre el despertador digital de su mesilla de noche y el blanco nuclear de la pared.

2:05 a.m. Esther pensaba que era un poco más temprano. Debería ducharse, pero necesita dormir. Así que se desnuda rápidamente, se enfunda en su pijama de raso y se mete en la cama. Todavía tiene que perfilar algunas cosas de la demanda, pero le dolía la cabeza y le escocían los ojos, así que decidió irse a casa. La cama está fría y comienza a dar vueltas intentando encontrar la postura perfecta. Echa de menos a alguien que la ayude a calentar las inhóspitas sábanas, pero hace mucho que dejó de tener tiempo para ligar. Esther aprieta fuertemente los párpados; pero, a pesar del cansancio, el sueño no decide visitarla. Así que opta por levantarse, enciende el ordenador y termina de perfilar la demanda que le ha dado tantos quebraderos de cabeza durante la última semana.

7:10 a.m. Manolo, como siempre, pega un brinco en cuanto suena el despertador. No recuerda a qué hora consiguió dormirse. Siempre hay algún momento de la noche en que los números del reloj digital se vuelven borrosos y se mezclan con los números de su cabeza para acabar fundiéndose en un negro que lo invade todo. Tiene que hacer el desayuno antes de que Paqui salga de la ducha. Ella ya trabaja bastante fuera de casa y él necesita sentirse mínimamente útil. Sabe de sobra que jugar a las cocinitas, ocuparse de los niños, limpiar la casa e ir al supermercado a por provisiones no es comparable a llevar la contabilidad de una empresa. Para lo primero no se requiere una educación universitaria; pero, para lo segundo, tuvo que aprobar una licenciatura, hacer un máster y acudir regularmente a cursos para estar actualizado. Antes, levantarse de la cama tenía algún sentido. Le gustaba lidiar con números ajenos y conseguir que todo cuadrara a la perfección. Ahora se conforma con maximizar el dinero de la compra semanal (¡Dios bendiga a las marcas blancas!).

7:10 a.m. Cuando suena el despertador Esther no tiene fuerzas para levantarse. No se fijó en qué hora era cuando se acostó por segunda vez, pero sabe perfectamente que aún tardó bastante tiempo en perder el sentido. Ser socia de un importante bufete de abogados conlleva muchas responsabilidades y muchos quebraderos de cabeza. Pero adora su trabajo y es muy feliz realizándolo. No le importa trabajar la mayor parte de los sábados y los domingos. Al principio le fastidiaba, sobre todo, cuando no la avisaban de antemano. Poco a poco tuvo que renunciar a muchas de sus aficiones. Primero se desapuntó de las clases de tenis. Después abandonó el curso de dibujo. A continuación llegaron las entradas de teatro y cine compradas pero nunca utilizadas y, por supuesto, las cenas y comidas con familiares y amigos canceladas en el último minuto. Su vida social se extinguió por completo, pero su sueldo y sus victorias ante los tribunales compensaban estos pequeños sinsabores. Lo único que la molestó realmente fue la cancelación de sus vacaciones a Méjico. Necesitaba desconectar y siempre había querido conocer la Riviera Maya. Cuando, unos meses después, tuvo que suprimir sus quince días en Japón ya estaba prevenida y, al igual que en la primera ocasión, sus jefes la indemnizaron generosamente. En los últimos dos años se habían sucedido las vacaciones prometidas y sus consiguientes cancelaciones. Todavía no entendía por qué seguía reservando hoteles y comprando billetes de avión para conocer sitios a los que nunca llegaría a ir. Pero disfrutaba con las fotos de los catálogos y soñaba con que, esta vez, no surgiría ningún caso importante de última hora del que nadie más que ella pudiera hacerse cargo. Tenía que levantarse o llegaría tarde a trabajar y no tenía ganas de aguantar ninguna bronca. La ducha de cinco minutos escasos no logró despejarla del todo. Le dolía la cabeza y sólo tenía ganas de acostarse de nuevo y dormir un poco más. Pero no podía llegar tarde. El cuerpo humano es como un coche: necesita gasolina para poder arrancar. Así que ella repostó su depósito con su dosis habitual de analgésicos y cocaína. No hacía mucho que había descubierto los mágicos polvos blancos. Uno de sus jefes le ofreció su primera raya cuando, en un momento de debilidad, la pilló llorando a moco tendido en su despacho un sábado a las siete de la tarde. Su media de sueño durante los meses anteriores no alcanzaba las cuatro horas diarias y estaba totalmente exhausta. Él, amablemente, le explicó las virtudes de la denostada droga y la introdujo en el mundo de los camellos de los abogados y grandes ejecutivos. Todo había ido mejor desde entonces. Al principio sólo se metía cuando estaba al borde del colapso físico y mental. Posteriormente fue aumentando la frecuencia, de forma que raro era el día en que no recurría al milagroso remedio. Disfrutaba del cosquilleo que la cocaína provocaba en su nariz. Se sentó en la tapa del wáter y esperó a que la droga actuara. Poco a poco fue recuperando las fuerzas y la lucidez mental. Se levantó y, aceleradamente, terminó de arreglarse antes de salir escopeteada hacia el trabajo.

1:15 p.m. Manolo ya ha hecho todo lo que podía hacer. El comienzo de la mañana es la parte más dura del día. Le cuesta aceptar que Paqui tenga trabajo y él no. Nunca imaginó que un contable de 48 años estuviera profesionalmente acabado. Las empresas quieren gente joven y maleable a la que poder formar ellos mismos. Nadie desea contratar a un hombre de más de cuarenta años. Su capacidad de aprendizaje y de trabajo, incluso su motivación, no son comparables a las de un jovencito casi imberbe recién salido del horno universitario. El inglés es el otro gran obstáculo. ¿Para qué necesita un contable hablar inglés? Ninguno de los entrevistadores que habían rechazado su solicitud de trabajo había logrado darle una respuesta satisfactoria, más allá de que el conocimiento no ocupa lugar y de que, a igualdad de las demás condiciones, mejor escoger al candidato con conocimientos de idiomas. Se apuntó a clases, pero descubrió que los seleccionadores de personal estaban en lo cierto: su capacidad de aprendizaje no era la misma que a los veinte años. En las siguientes entrevistas, harto de ser rechazado una y otra vez, apeló a su amplia experiencia en el campo de la contabilidad; pero, según le dijeron, ése era otro de sus grandes hándicaps. Pertenecía a la vieja escuela, a la generación de los contables sin imaginación, incapaces de realizar una labor creativa con las cuentas de la empresa. Profesionalmente era un perro viejo que debía ser sacrificado. A los diez meses desde su despido renunció a encontrar trabajo de lo suyo y comenzó a buscar cualquier tipo de empleo. Fue entonces cuando descubrió que su edad resultaba un problema en todas partes. Incluso para hacer hamburguesas preferían a chavales que no hubieran llegado a los cuarenta. Estaban más motivados y tenían más ilusión por trabajar. Además, él estaba excesivamente cualificado y seguro que no se adaptaba a un trabajo de poco monta como ése. Se siente como un mueble viejo e inservible y envidia a Paqui porque el mundo laboral todavía la considera productiva. Aunque lo más duro del comienzo del día es aguantar las preguntas de sus hijos camino del colegio. ¿Hoy tienes entrevista papá? ¿Cuándo vas a volver a trabajar? ¿No te cansas de estar en casa sin hacer nada? ¿Sabes que mi amigo Jorge dice que eres un vago y que si no trabajas es porque no quieres? ¿Qué es un mantenido? (es lo que te llamó Carlos el otro día). Y así día tras día. Los borrachos y los niños siempre dicen la verdad y sus hijos sólo verbalizan lo que todos los demás piensan y dicen a sus espaldas. Cuando tenía trabajo todos lo respetaban. Ahora hasta sus hijos lo desprecian. Ya ha limpiado hasta el último rincón de su pequeño y súperhipotecado piso. También ha hecho todos los recados que le había encomendado Paqui y ha escrutado minuciosamente el periódico en busca de alguna oferta laboral que pudiera ajustarse a su perfil profesional. Incluso ha llamado a un par de sitios para concertar una entrevista, una vez más, sin ningún tipo de éxito. Últimamente le rechazan por teléfono. ¿48 años? Lo siento, pero estábamos buscando a alguien más joven. Muchas gracias por llamar. Siempre las mismas palabras. Siempre la misma decepción. Debería prepararse la comida, pero prefiere seguir viendo la tele. No le gusta comer solo y no tiene hambre. En realidad tiene un gran nudo en el estómago instalado de forma permanente desde hace tiempo, que dificulta enormemente todas sus digestiones. Así que sólo desayuna y cena. Y sólo lo hace para no preocupar a Paqui y para dar ejemplo a los niños. Sí, seguirá viendo la tele hasta que sea la hora de salida del colegio. No es que la programación televisiva resulte especialmente interesante, pero le distrae mínimamente de sus funestos pensamientos.

1:15 p.m. A Esther le han caído dos marrones enormes que tendrá que resolver el fin de semana. Afortunadamente, la mañana ha sido bastante productiva. A lo mejor incluso puede parar media hora para comer algo medianamente decente en lugar de sus recurrentes sándwiches. A pesar de la ingente cantidad de trabajo, Esther está contenta. Uno de sus jefes le ha dicho que en un par de semanas podrá cogerse diez días de vacaciones. Por supuesto, a estas alturas de la vida, Esther sabe de sobra que, finalmente, tendrá que cancelar el viaje que haya planeado minuciosamente. Pero el simple hecho de planificarlo le devolverá la ilusión durante esas semanas. Aunque, como últimamente no tiene tiempo ni de respirar, esta vez optará por algo sencillo. ¿Qué tal Maldivas? Playa, playa y más playa. Relax, relax y más relax. Estaría bien.

9:20 p.m. Manolo recogió puntualmente a sus hijos a la salida del colegio, los llevó a casa, les dio la merienda e intentó ayudarles a hacer los deberes, pero ellos no se dejaron ayudar. Prefieren hacerlos solos. Manolo sospecha que no se fían de sus conocimientos, ni siquiera de los matemáticos. Ha intentado explicarles muchas veces que los números siempre se le han dado bien y que, antes, su trabajo consistía en hacer rompecabezas con ellos, pero tiene la sospecha de que sus hijos no terminan de creerle. Así que ha tenido que buscar algún tipo de entretenimiento para ocupar el resto de su ociosa tarde y ha acabado optando de nuevo por la caja tonta. Paqui le ha llamado para decirle que llegaría un poco tarde y que fueran cenando sin ella. Paqui siempre llega tarde los viernes. Siempre le surge algún imprevisto de última hora que tiene que solucionar antes del fin de semana. La única duda que tiene Manolo es si está liada con su jefe o con algún compañero de trabajo. No la culpa. Él hace tiempo que no la toca. La quiere, pero no le apetece hacer el amor con ella. Es difícil dejarte amar por alguien cuando te odias y te desprecias a ti mismo. Sabía que era cuestión de tiempo que ella se fijara en otro. Sólo espera que no acabe abandonándolo, aunque quizá eso sería lo mejor. La quiere demasiado y no soporta ver cómo se priva de los pequeños placeres de la vida para estirar al máximo el único sueldo de la casa. Ya no recuerda cuándo fue la última vez que se compró ropa. Y hace siglos que no van al cine, ni a comer fuera, ni a tomar una cerveza con sus amigos. Incluso ha dejado de maquillarse porque lo considera un gasto superfluo y prescindible. Hace un par de meses que la pobre se conforma con lavarse la cara con agua y jabón y echarse un poco de crema hidratante una vez a la semana, que si la utiliza todos los días le dura muy poco. Y a él se le parte el corazón cada vez que descubre un nuevo sacrificio por su parte.

9:20 p.m. El día ha sido duro; pero, con un poco de suerte, Esther podrá irse a casa antes de las diez. No está mal. También podría quedarse un poco más de tiempo, pero es viernes y prefiere salir antes, aunque luego tenga que madrugar el sábado. Su madre la ha llamado hace cinco minutos para preguntarle si iría a la comida familiar del domingo. Esther le ha dicho que lo intentaría, pero que no le prometía nada. Todo dependía de lo que le cundiera el sábado y el domingo por la mañana. Su madre ha empezado con la misma cantinela de siempre: que no puede ser sano trabajar tanto, que si sigue así acabará enfermando, que está desperdiciando su juventud encerrada en un despacho rodeada de papeles… Esther, como siempre, se ha enfadado y ha colgado de malos modos. Las verdades duelen y ella no quiere escucharlas.

11:25 p.m. Cuando Paqui ha llegado a casa, Manolo le ha dicho que necesitaba un poco de aire fresco y que salía a dar una vuelta. No le gusta mirarla a la cara los viernes por la noche. Necesita una copa para pasar el mal trago, pero no tiene dinero con que pagarla. Así que se conforma con un cigarrillo. Debería dejar de fumar. Resulta demasiado caro. Pero no tiene fuerza de voluntad suficiente para ello. Camina lentamente y con la mirada fija en algún punto indeterminado de la gris acera. De repente choca con una chica joven, de treinta y pocos años. La mira fugazmente, se disculpa y continúa caminando. Bien vestida y perfectamente maquillada, no como su mujer. Seguro que ella no le pone los cuernos a su marido. Tenía pinta de empresaria o abogada. La vívida imagen del éxito. Súbitamente, Manolo comienza a envidiarla profundamente. Porque tiene trabajo y es joven. Porque no tiene pinta de tener que hacer malabares a fin de mes. Porque seguro que sabe inglés a la perfección. Porque no es un perro viejo al que deberían sacrificar.

11:25 p.m. Esther está muy cansada, pero sabe que le costará dormirse cuando finalmente se meta en su fría y desangelada cama. Siempre tiene demasiadas cosas en la cabeza y la cocaína la obsequia con un pertinente insomnio. Pero para eso está el lormetazepam. Aunque antes de recurrir a la milagrosa pastillita blanca mirará un poco por internet el tema de las Maldivas. Sin darse cuenta choca con un hombre cabizbajo que va fumando. La mira fugazmente, se disculpa y sigue caminando lentamente. No parece tener prisa por llegar a ningún lado. Tampoco tiene pinta de tener grandes preocupaciones. No va muy bien vestido. Seguramente es un mindungui con un oficio gris sin ningún tipo de responsabilidad. Súbitamente, Esther comienza a envidiarlo profundamente. Porque él puede pasear tranquilamente en lugar de ir corriendo de casa al trabajo y del trabajo a casa. Porque él no tiene que redactar una demanda millonaria antes del lunes. Porque él no sabe lo que significa la palabra estrés. Porque él no está malgastando su vida encerrado en un despacho rodeado de papeles.





Artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

Artículo 24 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

martes, 10 de noviembre de 2009

Nochebuena

La sangre sobre la nieve es más roja. Todo el mundo lo sabe y Bobby se siente estúpido al contemplar las escandalosas huellas de un crimen que debía haber cometido en un día de lluvia torrencial. Pero, después de tres meses de largo asedio, esa alimaña por fin se le puso a tiro y no pudo contener por más tiempo sus execrables instintos homicidas. Merecía morir. El mundo es un lugar mejor desde su desaparición, pero a Bobby le aterra que alguien descubra su delito. Abandonar el cadáver en medio del jardín y rezar para que nadie sospeche de él no parece muy inteligente, pero la delatora nieve no le ofrece más opciones. Insatisfecho, Bobby decide volver a casa a resguardarse de la inclemente climatología navideña y ensaya frente al espejo su mejor cara de “yo no he roto un plato”. Sí, nadie sospechará que un pulcro y adorable gato de angora disfruta matando ratas callejeras.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Pasado de tuerca

- Hay dos clases de personas: aquéllos a los que la vida les pasa por encima y aquéllos que pasan por encima de la vida.

- Yo creo que paso de la vida y que la vida pasa de mí.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Lo inaprensible

Los verdaderos amantes se huelen a cien mil kilómetros de distancia, se tocan sin rozarse y se intuyen sin conocerse. Dime, ¿has saboreado alguna vez un amor invisible?

viernes, 6 de noviembre de 2009

Mi canción del día



La primera vez que oí esta nueva versión, el martes en la Sala Sol, no terminó de convencerme. El miércoles en la Sala Caracol ya comencé a bailarla. Hoy, al encontrar este vídeo, me he dado cuenta de que me encanta.

"Las ganas de inventar y una tiza al cielo".

Mi cita del día

"Un buen poema quizá sea el lado valiente de un cobarde. O la bala de un sentimental. O la belleza de un imbécil. El trabajo de un escritor consiste en boxear con el abecedario para conseguir un amor, o más de uno, un cheque tan mágico como una alfombra, y un gramo de gloria que sirva para no oler a sudor".

Pedro Casariego Córdoba dixit.

Creo que no podría estar más de acuerdo. Este hombre me turba cada vez que lo leo. Creo que me ha tumbado por K.O. técnico. Lástima que ya no pueda escribir nada nuevo. Últimamente parece que sólo me engancho a escritores que no llegan a los 50. Lo de cómo descubrí que Pe Cas Cor no era una escritora francesa sino el hermano de Martín y Nicolás lo dejo para otro día. Lo de Francisco Casavella también lo contaré en otro momento. Por ahora me quedo con Jostein Gaarder, que sí ha superado la mitad de siglo, aunque su producción literaria no sea tan prolífica como necesitaría. Todo lo contrario que la de Stephen King, al que yo le daría el Premio Nobel de Literatura sin pensármelo dos veces. Todavía no entiendo por qué siempre que se habla de él se omite la enorme calidad literaria que destilan sus libros. Todo lo contrario que Stieg Larsson, al que no termino de coger el punto ni comprendo por qué lo alaba Vargas Llosa. Supongo que soy rara, porque en vez de leerme "Los hombres que no amaban a las mujeres" en un fin de semana, como hace todo el mundo, tardé más de cuatro meses. Y es que "Las verdades a medias" de Pe Cas Cor me parecían mucho más fascinantes que las andanzas de Lisbeth Salander. Un nombre sonoro y poco más. Hasta las dos últimas páginas del libro, en que la chica adquiere verdadera entidad e identidad. Y, aún así, no me animo a abrir el siguiente. Gran portada y gran título, pero me da miedo que el contenido no esté a la altura. Con la película es que no tengo ni la más mínima esperanza.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Eduardo

Acodado en la barra del enésimo bar que visita esa noche, Eduardo trata de utilizar las últimas neuronas que le restan para calcular cuántos litros de whisky serán necesarios para diluir sus amargos recuerdos en la bruma de la inconsciencia etílica. Ya no le queda nada que merezca la pena recordar. Sólo le resta un dolor crónico del alma que le ahoga constantemente. No quiere vivir, pero no tiene fuerzas para suicidarse. ¿Cuánto tiempo tardará en reventarle el hígado? Ésa es la pregunta del millón de dólares. Y juega a adivinar la respuesta correcta mientras vuelve a empinar el codo y el Jack Daniel's abrasa su ahumada garganta.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Jakob

Jakob descompone en minúsculos haces la radiante luz de los focos y se enamora de sus diferentes tonalidades y su cambiante textura. No comprende cómo puede existir tanta belleza en algo tan simple. Quiere aprender a aprehender el polvo suspendido en mitad de los rayos creados por las bombillas situadas encima y enfrente del escenario, pero el mánager de la rubia oxigenada le tira del brazo y le susurra al oído que más le vale sacar guapa a esa preciosidad. Contrariado, Jakob enfoca a la muñequita de porcelana que le ha tocado inmortalizar esa noche y dispara sin ningún tipo de pasión; mientras trata de recordar por qué realiza un trabajo que detesta. ¡Ah! ¡Sí! La luz no paga para que la fotografíen, cosa que sí hacen las divas del pop.

martes, 3 de noviembre de 2009

Tirar a matar

- Si no tengo un buen ángulo, no disparo; que es tontería malgastar una bala.

- Siempre merece la pena apretar el gatillo por la posibilidad de producir un rasguño superficial en la fina piel de tu víctima.

- Yo sólo disparo a matar.

- Siempre que haya una gota de sangre existe un principio de asesinato.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Boomerang

Se me escapa el sonido del silencio al escuchar tu voz trazada sin compás.

Me quedo rota por dentro al ser golpeada por el boomerang de tus miradas lanzadas sin piedad.

Agujeros negros colocados en medio de la gran ciudad que, por mucho que lo intento, no consigo evitar.

Se extravió mi centro de gravedad y ahora me escurro en el cristal.

Creo que nunca se me dio bien esperar y que por eso me marché sin intentarte besar.

sábado, 31 de octubre de 2009

Mi canción del día



Porque lo de anoche en la Sala Sol fue muy grande. Porque los problemas de sonido se solucionaron rápidamente y los geniales músicos que acompañan a Ramón en el escenario llevaron sus letras en volandas hasta el infinito y más allá. Y porque me encanta esta canción.

"Formar parte de de aquella historia me dejó tocado.
Aquí va un chiste,
es uno bueno:
Me tienes calado.
Oliendo a whisky y cigarrillos no llegué muy lejos.
Esta tarde soñé contigo, que estabas de fiesta.
Tú estabas de fiesta.
Yo estaba de pie, en el centro.
Y me desperté con la cama mojada.
Basta ya de cuentos chinos y de apariencias,
la torpeza nos delata y ya no me extraña.
Tú estás cuerdo y yo recuerdo volar por los aires.
Nuestra relación no sobrevivió
a la reacción en cadena.
Y así nos va bien"

jueves, 29 de octubre de 2009

Cosas que no entiendo

Madrid, 11:45 h. Si no había 30 personas haciendo cola en la Administración de Doña Manolita, no había ninguna.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Grietas azules

Se resquebrajan las baldosas de tu certeza para dar paso a la humedad de la sospecha indigesta y tú ya no sabes cómo fingir que la duda se ha convertido en el colchón de tu alma, antaño segura y confiada. Traté de avisarte del terremoto que se avecinaba, pero nunca hiciste caso de campanas alarmistas. Lástima que ya no tenga ganas de decirte que ya te lo advertí. No te fíes de los ojos azules, porque son capaces de ahogar cualquier rastro de raciocinio o voluntad para resistir el hipnótico canto de las sirenas homéricas. Suerte que mis ojos son de tierra y hace tiempo que arranqué las malas hierbas que podían impedirte enraizar en el campo de mis virtudes y defectos más ocultos.

martes, 27 de octubre de 2009

Cuentos chinos

No te creas nada de lo que te diga un escritor. O se lo habrá inventado o se lo habrá copiado a alguien.

martes, 20 de octubre de 2009

Anuncios por palabras

Mujer monotemática busca hombre pluri-instrumental para componer sinfonías polifónicas y melodías monocordes.

Andrés Montes

A día de hoy sigo sin tener claro si me enamoré de la NBA por la forma en la que jugaba Jordan o por la manera en la que lo narraba Montes. Lo que sí sé es que seguí viendo partidos de la supuesta mejor liga de baloncesto del mundo después de que se retirara el 23, pero cuando el bueno de Andrés se fue de Canal+ la cosa dejó de tener la poca gracia que aún conservaba. Así que tampoco sé si me aficioné a la ACB porque en España se juega al baloncesto, mientras que en EEUU sólo se corre y da saltos alrededor de un balón, o si es que los comentarios de Carnicero me resultaban tan soporíferos como la falta de juego en equipo de la que adolecen al otro lado del Atlántico. Hasta Daimiel-Crónica-en-Rosa resultaba insulso sin la compañía del hombre que lo bautizó como tal. Afortunadamente, la Sexta tuvo la inmensa sabiduría de contratar a Montes como comentarista y ahí sí que disfruté, porque ¿qué puede ser mejor que ver cómo España gana el oro en el Mundial de Japón y en el Europeo de Polonia? Oír cómo lo cuenta Andrés. Son muchos los motes geniales que nos ha dejado (Ricky Business me parece simplemente genial), pero creo que lo que lo convertía en alguien tan especial era la pasión que ponía en todo lo que hacía, desde comentar la canasta decisiva de una final hasta escoger una canción para acompañar las imágenes resumen de un partido cualquiera. Me habría encantado conocerlo y hablar con él un rato, aunque sólo fuera media hora. Lástima que ya no pueda ser. Aunque siempre nos quedarán momentos como éste:



Nunca he vivido nada igual. Lo que en EEUU no saben es que la magia de ese momento no sólo residía en Jordan, sino en un comentarista español que supo perfectamente convertir en palabras lo que los ojos de los telespectadores no eran capaces de creer.

martes, 13 de octubre de 2009

Hans

Hans es un apátrida sin hogar que dormita en aeropuertos y suites de hoteles de 5 estrellas, esperando encontrar un remanso de paz, un buen motivo para abandonar la vorágine capitalista en la que se zambulló al terminar la universidad. Y mientras reza para que su próximo vuelo se retrase al menos media hora decide pedir una tercera cerveza que le ayude a imaginar la vida de esa chica blanquecina que escribe con fruición en un cuaderno morado recién estrenado. Sabe que no acertará lo más mínimo, pero crear existencias ajenas es el único hobby que no se ha visto obligado a abandonar.

lunes, 12 de octubre de 2009

Mi canción del día



Porque tiene que estar entretenido participar en una batalla naval.

Anarquía

Sol poniente, que ciega ojos transparentes, oceános intermitentes y mares de lluvia.

Noches bilingües y gemidos monosílabos que entrecortan respiraciones uniformes de asmáticos monocordes.

Literatura de bolsillo y best sellers de plomo que aceleran la ley gravitatoria y analfabetizan a académicos de las lenguas muertas del Mar Menor.

Canciones robadas por don Juanes de pacotilla y frases adivinadas de negociaciones imposibles.

Partituras que planean sobre huracanes americanos.

Manos ramificadas en cuchillas sin afeitar y aceites sin afilar.

domingo, 11 de octubre de 2009

Sin palabras

- No sabía que te gustara DE VERDAD.

- ¿Y qué te ha convencido de ello?

- Te brillan los ojos y te vibra el alma.

Un poco de baloncesto



Esto ha empezado ya y tiene muy buena pinta.

martes, 6 de octubre de 2009

Rompecabezas

Cuando adivinas sin querer el orden de las canciones de un disco es que el mismo se ha convertido en una pieza más del puzzle de tu alma.

martes, 29 de septiembre de 2009

Mi canción del día



Porque hoy la he oído en Kiss Tv y me he acordado de lo mucho que me gusta la música de este tío.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Acceso

- No entiendo por qué lo llamas jornada de puertas abiertas si, al final, acabas restringiendo el acceso.

- Está claro: ahora pasa alguien de vez en cuando, mientras que antes no entraba ni Dios.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Mi canción del día



Porque hoy iba a oírla en directo por primera vez.

martes, 22 de septiembre de 2009

Mi vídeo del día



Porque estos tíos son unos cracks tanto dentro como fuera de la pista.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Mi canción del día



Porque anoche fue una buena noche.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Un poco de baloncesto

Y Pau cogió el toro por los cuernos y contagió a todos de su hambre de victoria. Y los chicos se pusieron el mono de trabajo y recordaron cómo se jugaba al baloncesto. Y, a pesar de Scariolo, ganamos a los polacos en su casa. Y, aún así, fuimos cuartos de nuestro grupo.

Iturriaga dice que si hoy le ganamos a Francia somos campeones de Europa. Yo sigo sin tenerlo claro, porque todo depende del pie con el que se levanten los jugadores y de si se le cruzan los cables ese día a nuestro incompetente seleccionador.

Por lo demás, no deja de sorprenderme que a Llull no le haya afectado su fallo ante Turquía ni la posterior rajada de Marc, lo cual dice mucho a favor del menorquín. Lo de Claver sigo sin entenderlo. Y eso que ayer Mumbrú hizo un muy buen partido, pero es que no sacar al valenciano hasta los últimos cinco minutos del último cuarto es como decirle que es el último mono de la selección y yo sigo pensando que el chaval puede aportar muchísimas cosas al equipo. Rudy cada vez está mejor y Navarro parece que vuelve a entonarse y, como dice Montes, a recuperar la sonrisa de los jugones. A ver si le dura. Felipe tan Espartaco como siempre y Garbajosa no tan brillante como ante Lituania, pero bastante correcto. Raúl mucho mejor que en los partidos anteriores y Ricky haciendo alguna que otra interesante penetración a canasta. Y si Pau jugara todos los partidos con la motivación de ayer es que no habría forma de que bajara de 20 puntos por encuentro. Es increíble la calidad que tiene este hombre.

Dice Pietrus que tenemos miedo y no le falta razón. Claro que lo que me asusta no es él, ni Parker, ni que la última vez que jugáramos con Francia en competición oficial nos ganaran de 30. Lo que me acojona es que volvamos a las rotaciones imposibles, las dudas existenciales y la falta de concentración.

De momento les doy a los chicos mi voto de confianza. A Scariolo ni agua.

Nueva York

Busco el silencio de la habitación de hotel para blanquear las ojeras de una noche sin función y una cama en ebullición.

Manhattan a mis pies y yo con miedo de volver a coger el ascensor que baja mil pisos en dos segundos y me zambulle en la recepción de la avenida de tu colchón.

Rascacielos acristalados de miradas transparentes y frases desacertadas.

Cuéntame el cuento de Caperucita y el lobo en la versión de Martín Gaite y no te olvides de cambiar el final de la historia circular.

Y bailaremos sobre el teclado de Big al ritmo de Chan Marshall.

Y desbordaremos los perritos calientes de Central Park con una sobredosis de pepinillos y cebolla sumergidos en toneladas de ketchup y mostaza.

Y cambiaremos de estado en una hora para volver al centro de la Gran Manzana antes del anochecer, no vaya a ser que nos vayamos a perder las luces del Empire State.

Y cerraremos los ojos y nos veremos patinando sobre hielo la víspera de Nochebuena.

Y el calor contaminado y contaminante se convertirá en escarcha matutina y viento que congela hasta los huesos.

Y cogeremos un vuelo de Continental que esta vez no se retrasará.

martes, 15 de septiembre de 2009

Un poco de baloncesto

Hubo una época, no muy lejana, en la que ver a la Selección española de baloncesto era una auténtica gozada y no sólo porque jugaran como los ángeles, sino porque eran un grupo de amigos que lo pasaban igual de bien en la cancha que fuera de ella. Se trataba de un grupo de chavales que disfrutaban jugando al baloncesto, que sabían a lo que jugaban y que iban a por el oro cuando nadie creía que pudieran conseguirlo. Hace poco alguien me comentó que, antes de empezar el Mundial de Japón, Pepu reunió a sus chicos y les dijo que lo único que les pedía era que se divirtieran jugando, porque lo de ganar o perder muchas veces no depende de uno mismo, sino de otros muchos factores. No sé si la anécdota es verídica, pero nuestros internacionales se lo pasaron pipa. Y ganamos a Grecia sin Pau. Y Pau saltó a la pata coja con el resto de sus compañeros. Y a los españoles, por primera vez, parecía que el baloncesto les gustaba más que el fútbol.

Y llegó el Europeo de Madrid. No fue un buen campeonato. Surgieron las dudas. Los jugadores no estaban a su mejor nivel y nadie se lo pasó tan bien como en Japón. Algunos dicen que nos perjudicó jugar en casa y ser campeones del mundo, con toda la presión mediática que ello conlleva. Y, aún así, llegamos a la final. Y Pepu cometió su primer y único error: dejar que el Pau más fallón de los últimos años se jugara el tiro decisivo. Y, sin embargo, todos los jugadores lo arroparon y no hubo culpables quemados en la hoguera de la opinión pública.

Luego llegaron las mentiras. El "echo a Pepu porque ha fichado por Unicaja y contrato a Aíto porque la Selección necesita un entrenador que esté comprometido con el equipo nacional a largo plazo". Y no voy a empezar a criticar a Aíto, porque creo que es un gran entrenador, por mucho que odie su juego sucio, pero tiene gracia que nadie dijera nada cuando se anunció su fichaje por Unicaja. Y sí, nos trajimos la plata después de otro campeonato deslucido en el que el equipo sólo se motivó al llegar a la final. Y vaya final. Vimos el oro muy de cerca y por eso no entendí por qué todo el mundo estaba tan contento con el segundo puesto. Como tampoco entendí por qué la gente se calló cuando, después de meses deshojando la margarita y de decir que el cargo de seleccionador nacional no es compatible con el de entrenador de la ACB, mi querido José Luis Sáez contrató a Scariolo, primer seleccionador no español y que, encima, entrena en Rusia. Y todavía hay quien cree que a Pepu lo echaron por falta de compromiso...

Y, ahora, ver un partido de la Selección es una auténtica tortura. Los jugadores no saben a qué juegan, Scariolo parece que tiene un don para poner en pista a los cinco jugadores que peor combinan entre sí, ni los bases ni el italiano saben leer los partidos y, a estas alturas, ya ni me importan los rivales a los que nos enfrentamos, porque nosotros somos nuestro gran enemigo. Eso sin tener en cuenta que ya no estamos ante un equipo de amigos, sino ante un grupo de jugadores cabreados con Scariolo que se tiran al cuello de su compañero de habitación en cuanto éste falla la canasta decisiva de un partido que teníamos que haber ganado antes de llegar al último minuto. Y es que lo de Marc tiene delito. En primer lugar, porque, aunque no le faltara razón, eso se habla en el vestuario y no ante las cámaras de La Sexta. En segundo lugar, porque referirte a tu compañero de habitación como "el chico nuevo" no deja de ser una falta de respeto. Y, en tercer lugar, porque parece haberse olvidado muy rápido de la canasta que Pau falló en la final de Madrid. Todo eso sin tener en cuenta que Marc tampoco está haciendo un buen campeonato, que él nunca tendría los cojones de jugarse una canasta tan decisiva y que para mí que a Llull le hicieron una falta como la copa de un pino (y ya puestos a despotricar, ¿por qué no hacerlo contra los árbitros?).

Claro que lo de Lituania ya me puso de mala leche. Si te estás jugando el todo o nada hazlo con tus mejores jugadores y déjate de rotaciones y experimentos alquímicos. Vale que Garbajosa hizo un partidazo, pero ¿por qué no salió Felipe de titular? Que sí, que a Felipe a veces se le cruzan los cables y te la lía, pero la mayor parte del tiempo rebotea, pasa, anota, corre y lucha hasta la muerte, incluso cuando ya está todo perdido, como con Serbia. Por otro lado, aunque todavía no llegue ni a la suela de las zapatillas de Calderón, actualmente el único base en condiciones es Ricky, que tiene 18 años, así que, digo yo, que podrá aguantar sin muchos descansos, lo que nos ahorraría a los espectadores el ardor de estómago que produce ver la inoperancia del equipo con Cabezas o Raúl al frente. Y ya lo de Claver es para tirarse de los pelos. Que Scariolo prefiera poner a Navarro de 3 me parece aceptable, pero que saque a Mumbrú antes que a Claver ya sí que no lo entiendo. Víctor hace un muy buen Pre-europeo, juega pocos y malos minutos ante Serbia porque le pueden los nervios de su debut en competición oficial, hace un partidazo ante Gran Bretaña y no juega ni un minuto ni ante Eslovenia, ni ante Turquía y con Lituania sale a falta de dos minutos y casi como un favor personal de Scariolo. Acojonante.

En fin, que si queremos, no ya ganar el oro, sino pasar a cuartos, los jugadores deberían pasar de Scariolo y jugar a su bola. Que mañana sólo nos pueden salvar Rudy, Navarro, Pau y Felipe o todos los jugadores si vuelven a hacer piña y a jugar como un equipo. Que Calderón, en vez de ir a las charlas de Scariolo debería darlas él. Y que Sáez, si tuviera un mínimo de vergüenza, debería dimitir y no porque no ganemos el oro, sino por la sarta de mentiras que cuenta cada día.

En cualquier caso, hay que bailar hasta que termine la función.

Mitades

Borracha de sueños inconclusos y noches alunizadas por astronautas extraviados en el medio de la Vía Láctea busco poemas de Salinas que ensalcen una despedida que probablemente nunca tuvo lugar.

Y desbarato telarañas que sostienen cadáveres congelados de insectos escurridizos envenenados por poemas de doble sentido y epítetos mortíferos.

Quiero escuchar las notas entrecortadas de tu guitarra moribunda y ahogarme en la espuma de una copa de champán a punto de estallar.

Y la sal se funde con el musgo de las piedras desgastadas por los trocitos de cristal arrastrados por el mar.

Y no quedan palabras para expresar lo que el niño no se atreve a pensar.

Se esfuman las ideas geniales de bufones sin cascabeles y las yemas de los dedos se adhieren a las paredes de tu garganta para cortar el paso a un "te quiero" destemplado y un "tal vez" febril.

Teléfonos entrecoratados por falta de cobertura y curvas reviradas para disminuir la adherencia de tu recuerdo.

Y puede que no haya remedio para evitar el dolor de un dedo meñique partido en dos.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Amanecer

Y te vas de mi lado.

Y mi cama se vacía de ti,

rellenándose el hueco que tu cuerpo tendido tatuó en mi solitario colchón.

¿Hay otro tipo de carne para saciar el hambre de la planta carnívora que arraigó en mi corazón?

Y me quedo dormida.

Y sudo el frío de tu ausencia y el calor de tu recuerdo.

Imágenes en blanco y negro repiten la secuencia del adiós.

Luces a medio gas crean sombras sin hogar que se instalan en las paredes del zaguán.

Silencios rotos por abriles lluviosos y marzos retrospectivos que crean flores de mayo y hierba agostada por el sol de junio.

Los niños juegan en el parque y fabrican risas incontenibles que deprimen a quien no siente el calor de un cuerpo cobertor.

Y un perro aullador verbaliza el sentimiento desolador de quien siente el primer estertor.

Mi canción del día



Porque esta señorita ya tiene 26 años. Y porque creo que ésta fue la primera canción suya que escuché. Y porque "tienes tanto por hacer, limpiar la casa de sombras tristes que no te dejan avanzar". Y porque debería poner a Sidonie en mi ordenador.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Exorcismo

- Los demonios se alimentan de los miedos, inseguridades y dudas; pero es la fe lo único que puede mantenerlos con vida. Al fin y al cabo, a quien tiene la capacidad de creer en lo que hay arriba no le costará mucho creer en lo que puede haber abajo.

- ¿Y tú? ¿Crees en los demonios?

- Sí, pero mucho más en los exorcistas.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Mi canción del día

En otra ocasión hablaré de José Luis Sáez, de la incapacidad de Scariolo para dirigir a la selección española de baloncesto o del estado de forma de todos y cada uno de los jugadores de la roja. Pero hoy me quedo con que para sacar el Europeo adelante y no irnos a casa el miércoles necesitamos soluciones de emergencia, mucha motivación y valentía para jugársela cuando te la tienes que jugar y pasarla cuando no tienes el día. Víctor Claver últimamente escucha mucho a Vetusta Morla. ¿Podría ser ésta la canción que tanto los jugadores como los aficionados necesitamos para recuperar la ilusión y luchar por el oro?



PD: ¡Toma batería, guitarras y palmas!

Answers

Ya sólo doy soluciones a problemas no planteados, mientras tú formulas preguntas que todo el mundo considera retóricas y para las que esperas respuestas que nunca llegarán.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Aqua

El mar se llevó lo que el viento nos dejó y sus olas lavaron y centrifugaron las heridas que nunca dejaron de sangrar.

La marea roja ató un nudo gordiano en el centro de mis tripas y el bamboleo de la balsa de la Medusa provocó el vómito inesperado de todas tus desgracias y ninguna de mis ansias.

Y comienzan a emigrar las golondrinas.

Y no volverán las cigüeñas con cachorros humanos envueltos en papel de regalo.

Sólo quedan las hambrientas gaviotas, dispuestas a arrancarte el dedo corazón cuando les ofrezcas un pedazo del pastel nupcial.

Sirenas y tritones chapotean en el charco de tus ojos y yo comienzo a entender que Neptuno controla mis tempestades internas.

Las Náyades escapan de la fuente de mis lágrimas e intentan conquistar el fuego de tu entrepierna.

Un humo negro señaliza el lugar en el que se intentó sofocar el incendio incontrolado, pero ya no quedan restos cenicientos de la combustión espontánea.

La madre de Bambi desaparece entre los árboles calcinados y los niños fingen no oír el mortífero disparo.

¿Cuánto falta para que acabe la función?

Sólo dos microsegundos burbujeantes y una vida de vapor de lluvia.

domingo, 30 de agosto de 2009

En terapia

- Quiero formar parte de tu inconsciente colectivo.

- Y yo de tu consciente selectivo.

sábado, 29 de agosto de 2009

Granito

No te afanes en borrar el rastro de tus lágrimas. El llanto es lo único que nos diferencia de las piedras.

viernes, 28 de agosto de 2009

Sombras nocturnas

Me pierdo en la noche vagabunda de la ciudad sin nombre, mientras persigo sombras escurridizas de serpientes descamisadas.

Ya no quedan esquinas cuadradas en las que ocultarse de lunas delatoras y perros aulladores.

jueves, 27 de agosto de 2009

Mi canción del día



Porque éste fue el primero.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Fase REM

Duerme deprisa para vivir despacio. Sueña en blanco y negro para sentir en tecnicolor.

martes, 25 de agosto de 2009

Siete vidas

- Recuerda que la curiosidad mató al gato.

- Tranquilo. Olvidas que todavía me quedarían seis vidas que malgastar.

lunes, 24 de agosto de 2009

Mi corto del día

Porque es real como la vida misma.

Ansiedad anticipativa

- ¿Crees en los sueños premonitorios?

- No, pero sí en los recuerdos anticipados.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Up!

El amor consiste precisamente en eso: en trasladar casas por los aires con miles de globos de colores y colocarlas justo donde el ser amado las soñó.

martes, 18 de agosto de 2009

Nocturno de Chopin

Me enredo en la escalera de caracol que sube hasta tu habitación y trepo como la hiedra por los barrotes de tu balcón.

No quiero meterme en tu cama, sino tan sólo posarme en tu almohada para espantar las pesadillas que anegan tu mirada de niño perdido antes de llegar al País de Nunca Jamás.

Observo el sudor que convierte en pantano cenagoso tu piel bronceada por un sol abrasador.

Imagino tu sabor salado y resisto la tentación de hundirme en tus arenas movedizas.

El colchón se hunde bajo el peso de tu culpa y yo no sé cómo aliviar tu conciencia de los pecados de vidas pasadas.

Cuando suene el despertador me esconderé en un rincón de tu corazón y fingiré que nunca estuve velando tu dolor.

Y cuando salga el sol evitaré que te conviertas en piedra como un troll.

Marta Domínguez



Lo que ha hecho esta mujer a lo largo de su carrera es increíble. Lo de ayer me dejó sin palabras. Que después de tantos años diga que estos meses ha entrenado para ser la mejor y que sólo tenía miedo de que las piernas le fallaran, pero no de las rivales es para quitarse el sombrero. Lo de que la espinita de Pekín sólo se quita en otras Olimpiadas debería hacer temblar a rusas, etíopes y demás. Y aunque el Premio Príncipe de Asturias se lo llevará el Barça tricampeón o Gasol y su anillo de la NBA, para mí ella es la que de verdad se lo merece.

Póker

- ¿Te jugarías el cuello por mí?

- Sólo si tengo una buena mano.

domingo, 16 de agosto de 2009

Striptease

- Ten cuidado o te quedarás sin corbata.

- No me des la lata con tus recomendaciones baratas.

- Para mí que está encocada.

- Y tú enmonada de un poco de sobrasada.

- No te confundas. Que me muera por volar a Menorca no significa que quiera volver cargada de ensaimadas.

- ¿Te das cuenta de que esto no tiene ningún sentido?

- Sólo para los ignorantes de la vida y los analfabetos que no saben leer abecedarios poéticos.¿Sabes? Me gusta desnudarme delante de ti sin que nadie más se dé cuenta de que me he quitado toda la ropa.

- ¿Es esto un traje nuevo del emperador vuelto del revés?

- Podría ser.

- ¿Sólo tal vez?

- Prefiero los cuentos capicúas.

- Y yo las sopas de letras egipcias.

- Cuidado, se acerca otra moderna de mierda en plena danza epiléptica.

- Ya no se está a salvo de ataques descerebrados ni en el local más indie de toda la ciudad.

- Bueno, a veces viene bien dejar de filosofar y comenzar a actuar.

- Siempre que no sea con una tía pintada como una puerta. Que las manchas de maquillaje son difíciles de quitar.

- Pero las caras lavadas pueden asustar.

- No más que las palabras descarnadas y ya ves que siempre ando pegado a tus metáforadas desmondadas.

- Y yo a tus ironías desmontadas.

- ¿Otra Coca-Cola?

- Sí, por favor. ¡Cuidado! Torpedo a las dos.

- Gracias por el aviso a navegantes. ¿Cambiamos el rumbo?

viernes, 31 de julio de 2009

Mi descubrimiento de la semana

Mi alma gemela, el hombre de mi vida, se suicidó el 8 de enero de 1993.

Creo que va siendo hora de buscar a mi polo opuesto y comprobar si somos capaces de imantarnos.

miércoles, 29 de julio de 2009

Callejero

- ¿Dónde empieza la calle Génova?

- Justo donde termina la cuna de Colón.

domingo, 26 de julio de 2009

Astros

Y floto en la ingravidez de una noche sin luna, mientras cuento los días que quedan para el próximo eclipse de sol, incapaz de detener la arena del reloj de tu dulce indecisión. Y busco estrellas fugaces a las que pedir deseos imposibles de conceder y estrellas del norte que guíen mis titubeantes pasos al amanecer.

sábado, 18 de julio de 2009

Cuadros triangulares

- ¿Qué hay detrás de tus frases veladas?

- Sólo bocetos sombríos y lienzos en blanco.

sábado, 11 de julio de 2009

Sueños

- Anoche soñé con quien no debía, pero sí con quien me apetecía.

- Así que la cosa es peor de lo que pensaba.

- Pero mejor de lo que recitabas.

jueves, 9 de julio de 2009

Mi canción del día



Porque hoy tenía que estar en Bilbao. Y porque hay cosas que deberían ser simples.

Gripe X

Me sangran las manos de no tocarte.

Se me hiela la lengua de no besarte.

Me tiemblan los ojos de no encontrarte.

Se me yagan los labios de no rozarte.

Me hierven las palabras de no hablarte.

Se me rompen las entrañas de no abrazarte.

Me arde la frente de no escucharte.

Se me deshacen los propósitos de no buscarte.

Me duele el costado de no amarte.

Se me pierden los sueños de no olvidarte.

Me muerde tu olor de despedida y me mata tu telequinesia sin medida.

¿Quién coserá la herida?

¿Y quién volverá a mover mi vida?

miércoles, 8 de julio de 2009

Aniversarios

Ayer, una amiga me dijo que hacía un año que había tenido lugar un hecho muy importante en su vida y yo empecé a echar cuentas y me sorprendí al descubrir que no sabía la fecha en que había tenido lugar uno de los grandes cambios de mi vida. Así que le pregunté por ese día olvidado y ella me respondió rápidamente y sin dudar que se trataba del 16 de julio, fecha muy señalada para mí por motivos familiares. Aunque, en realidad, no fue una cuestión de olvido; sino que, para mí, fueron otras dos las fechas que marcaron el cambio. No obstante, aunque esos dos días los recuerdo perfectamente, en cuanto me metí en la cama me di cuenta de que cuando tuvieron lugar los aniversarios de esos dos acontecimientos no fui consciente de ello. Y, enseguida, empecé a pensar qué había hecho en esas dos fechas y me sorprendí enormemente al comprobar que también este año habían sido días sumamente especiales para mí.

Efectivamente, el 26 de marzo de 2009, justo un año después de ese, al mismo tiempo, fantástico y terrible 26 de marzo de 2008, me vi obligada a escoger entre un concierto de Love of Lesbian en la Joy Eslava o un nuevo concierto de Zahara en el Búho Real. Cuando tomé la decisión no tenía ni idea de que la amiga de la que hablaba antes y otros amigos iban a ir al concierto de la Joy; pero, aunque me moría de ganas de ver a LOL en directo, me había perdido el concierto de Zahara en el Búho el 22 de diciembre por no estar en Madrid ese día y también me quedé sin ir al del 13 de febrero por estar agotadas las entradas, así que tenía mono de ella y de Búho y la decisión fue fácil. Y ese día escuché por primera vez en directo dos canciones que me habían cautivado desde la primera escucha no en directo, "Luciérnaga" y "En la habitación", esta última en su versión acústica, mucho más estremecedora que la versión que aparece en el disco, y el Búho volvió a inundarse de funerales, olor a mandarinas, Chicos Fabulosos y piruletas en forma de corazón y Zahara estuvo más emotiva que nunca y Alfonso tan gracioso como siempre y el universo de Zahara penetró en el mío y se fundió con él y todo volvió a ser mágico y perfecto. Y, aunque al día siguiente mis amigos no paraban de repetir que el concierto de Love of Lesbian había sido el espectáculo del mes, sé que el 26 de marzo de 2009 no estuve en el lugar equivocado.



El otro gran aniversario, mucho más importante para mí que el anterior, tuvo lugar el 13 de junio de 2009. Si el 13 de junio de 2008 fue un día repleto de emociones encontradas, de angustia y liberación, de esperanza e incertidumbre, de confianza e inseguridad, de nervios y alegría, el 13 de junio de 2009 se convirtió en una auténtica montaña rusa. Por la mañana bien temprano confirmé que por la tarde iría con una amiga al concierto de Vetusta Morla en el Lagarto Rock en Jaén. Unas horas más tarde, cuando fui a El Corte Inglés a comprar mi entrada, casi me da algo al enterarme de que estaban agotadas. No lo entendía. ¿Cómo podían haberse agotado? Con lo grande que es el Auditorio Municipal... Y mientras mi sufrido y acompañante padre trataba de animarme de camino a casa, yo no paraba de pensar que estas cosas me pasan por dejarlo todo siempre para última hora. En cuanto llegué llamé a mi amiga para decirle que yo no iba porque no tenía entrada y ella me quitó todas las penas en un segundo al decirme que ella tenía una entrada de sobra y, además, gratis, porque se la habían regalado. No obstante, unas horas después, volví a cagarme en todo cuando mi amiga llegó tarde a recogerme y mucho más cuando no encontrábamos aparcamiento al llegar a Jaén. Vetusta empezaban a tocar a las 20:45 h y a esa hora nosotros acabábamos de empezar a dar vueltas en búsqueda de aparcamiento. Los minutos transcurrían y no encontrábamos ni un mísero hueco. Yo intentaba calmar a mi mono interior diciéndole que, al fin y al cabo, la entrada me había salido gratis, así que no importaba si me perdía parte del concierto, pero mi primate interno no paraba de gritar que estas cosas pasan por llegar con la hora pegada al culo. Afortunadamente, el causante de todo nuestro retraso se ofreció muy gentilmente a seguir buscando aparcamiento mientras mi amiga y yo entrábamos al concierto. Más feliz que una perdiz me bajé del coche y me fui corriendo con mi amiga al Auditorio para encontrarnos con una cola kilométrica. Nuevamente, comencé a cagarme en todo lo cagable. Afortunadamete la cola iba deprisa y Vetusta empezaron tarde. Conseguimos entrar a las 21 h y a las 21:05 h comenzó el ansiado concierto. Y, entonces, me olvidé de todos mis cabreos del día al son de "Autocrítica" y floté de nuevo suspendida en metáforas imposibles y me enamoré de la nueva versión de "La marea" y vibré con los bidones de "La cuadratura del círculo" y vi anochecer mientras me empapaba de las nuevas y antiguas canciones de este grupo adictivo y me integré en la euforia colectiva del lololololololololalalalalalalala y soñé con el castillo iluminado en medio de una de las noches más tórridas de los últimos tiempos. Y mi mono interior se durmió plácidamente y tardó varios días en volver a despertar.




PD: Todo lo anterior, a diferencia de casi todo lo de este blog, sí es autobiográfico, de ahí que sea tan críptica. Hacedme caso, no merece la pena tratar de desentrañar el significado de lo escrito más arriba. Sólo aquellos que me conocen muy bien pueden saber a qué aniversarios me refiero.

Pulse

Todo es cuestión de pulso.

martes, 7 de julio de 2009

Mi canción del día



Porque "Tú eres un milagro y yo soy tan creyente que me arrodillo ante tu imagen como un penitente".

Porque "Se acaba el cuento y tú ya no eres la Bella Durmiente. Sabe a traición tu beso de alcohol".

Porque "Se te atraganta el corazón".

Porque "Cierra la puerta, que entra corriente. Últimamente se me cuelan las serpientes".

Porque "Cierra los ojos si te arrepientes. Ya sabes, presente que no ve futuro que no siente".

Infarto al esternón

A lo mejor estaba equivocada y no debí quedarme depositada en el medio de tu almohada.

Y quizá no debí decir que no queda sitio al que huir escapando ya de aquí.

Y, a lo mejor, sólo tal vez, no quiera conocer tu lado más cruel ni el claro del vergel del que quisiste emerger anteayer.

Y, sin embargo, sigo vomitando tus defectos sin efecto y mis miedos sin afecto.

Y las verdades sin tiento se me cuelan muy adentro y resquebrajan la firmeza de mi fiereza y tu dureza.

Me levanto de la cama y traspaso la ventana con mi mirada matutina y mis legañas vespertinas.

Y si el reloj da las dos me deslizaré por el corredor que conduce a tu oscuro corazón.

Puede que no haya espacio para dos, pero hay que intentar buscar un poco de calor.

Y me apoyo en el mostrador de tus sueños sin ton ni son y canciones desterradas de tu imaginación.

Y pido un bis que no resonará.

Y el piso de protección oficial tiembla sin parar.

El terremoto de tu adiós me parte la canción.

El ritmo y el compás se pierden en el qué dirán.

Y comienza a soplar el huracán del Yucatán.

La playa abandonada se tiñe de madrugada con tu desbandada.

No creo en barcos que regresan a buen puerto antes de que todo esté bien muerto.

Y los marinos no saben ser maridos ni aunque lo hayan decidido antes de haber partido.

La espada no afilada se clava en la columna de la espalda de mi alma.

La vértebra descalcificada ya no tiene más parada que el infarto al esternón.

El duro mecanismo se asoma al abismo que a duras penas atisbo.

Y se despeña una pequeña piedra.

Y me mareo al pensar que fuiste tú quien murió sin remisión.

Quizá, sólo tal vez, el desfibrilador sepa recomponer lo que había entre tú y yo.

Y el lazo se deslaza mientras el perro ladra junto al oído de tu resquemor.

Ya no queda nada en el cajón.

Ni ruido en la habitación.

Y se deshacen los susurros antes de caer del burro de tu indignación.

Y se apaga la tétrica canción antes de sonar las dos.